“Educar para que nuestros niños sean felices” es parte de un modelo de enseñanza asiático, que un establecimiento lo adoptó en Chile hace 3 años. Los alumnos tienen sesiones de “reiki” en la Escuela Manuel Rodríguez, de San Felipe. Su índice de vulnerabilidad es del 90 por ciento y han logrado subir 40 puntos en el último Simce. Un ejemplo para aplaudir.

Para ver apretar aquí